sábado, 15 de agosto de 2009

SERIE: MI ABUELA Y YO


PRIMERA PARTE

MI NIÑEZ Y MI ABUELA

Mi abuela, mi querida abuela a quien llamaba “mama” renqueaba de una pierna por un accidente que sufrió; una excelente y ejemplar madre de varios hijos entre ellos mi mejor consejero, mi padre y algunos tíos con quien tengo buenas relaciones y quien uno de ellos, el menor, la llamó MI HEROINA; era bien apegada a los asuntos religiosos profesando la fè Católica Romana en la Iglesia Inmaculada Concepción de la ciudad de Comayaguela y gran devota de San Jose, recuerdo de los nacimientos que organizaba en la iglesia con sus amigas y vecinas del alma; de las visitas de “los peregrinos” que hacíamos de casa en casa tomando chilate, rosquillas en miel; porque ella me llevaba a todos lados, no me dejaba en la casa, porque tenia una hermana que me pasaba regañando por que yo no era “buena ficha”, y un primo el “poeta” que me molestaba mucho.


En la casa de la sexta calle donde vivíamos había un patio trasero con un palo de mangos tan deliciosos, teníamos un conejon llamado “Adan” y un perico que se murio y con mi primo lo enterramos al pie del palo de mangos.

En la casa contigua de la izquierda, vivía la propietaria de la casa: Doña Cristina Lardizábal de Paredes (Esposa del fundador del Hospital La Policlínica Dr. Salvador Paredes) sus hijos León, Rufo (Este señor fallecio en Marzo del 2009) y Sandra Paredes con esta ultima buenos amigos. En la otra casa despues de la gemela vivía una señora de apellido Zacapa y seguido la familia de Matías Castillo (hoy es el Hospedaje Emperador) su esposa Lolita, Doña Olimpia, Toñito, Leonel y otros hijos que no recuerdo; en el patio tenían una piscina alta y alli nos metíamos; las hijas de Lolita jugaban conmigo (ya de siete años) como si yo fuera su tierno y me andaban chineado (yo feliz) recuerdo que tenían una casa de muñecas grandísima.

En la esquina hacia la séptima avenida, la familia de Octaviano Zepeda (donde esta hoy el Hotel Honduras) tenia una hija que éramos grandes amigos, alli vendían productos lácteos; frente a ellos vivía una señora que le decían “ la niña Higinia” (alli es ahora el edificio García) tenia una media pulpería, en la parte de abajo de esa casa vivían estudiantes de medicina y alli conocí al que es hoy el Dr. Lorenzana; mas arriba y hacia bella vista vivía la familia de Adolfo Alemán; su esposa, sus hijos Margarita y Gustavo; la familia de Isidro España y en los alrededores de la séptima avenida y séptima calle estaba la Escuela donde estudié, la familia de don Chon Sagastume, la familia y excelentes amigos Valladares Leitzelar doña Noemi, su esposo Don Francisco, su hijo Francis, la nena, Danilo (que fue militar); la familia del Doctor Porfirio Sánchez y otros que no recuerdo.

Sobre la adoquinada sexta avenida la pulpería de doña Lola Vásquez Cao y su hija la “niña Emelina” (hoy en la misma casa rediseñada se encuentra una Cooperativa), alli en la pulpería me ganaba mis centavos ayudando a colocar el papel las latas y los frescos Tropical, todos con la cara de frente; tambien estaba la Cooperativa CILU donde fabricaban las botas para los militares, y la casa de don Francisco (Chico) y doña Lupe que vendían materiales de zapatería; recuerdo que doña Lupe me decía “micoleón” porque una vez se perdió un mono y hasta yo lo anduve buscando.

Sobre la sexta calle donde hoy se encuentra un grupo de tiendas la cual era mi barrio, vivían unas grandes “aleras” de mi abuela; recuerdo a Doña Elena Selva madre de Jose Taixes (quien por muchos años laboro casando parejas y a mi tambien, en la alcaldía de Tegucigalpa) y “taita” su hijo; la hermana de doña Elena, doña Lastenia quien por comprarle mínimos me daba LPs. 0.02 en pago; seguido de la gasolinera Chevron había unas casas con una acera alta (donde hoy estan unos chinos, un Banco, La exquisita y Pizza Hut en la quinta avenida de Comayaguela) alli vivían otras amigas pero no recuerdo, del otro lado cerca de la Gasolinera Sanabria (que hoy es venta de gas y de plásticos) habían otras personas donde yo miraba la TV en blanco y negro (solo existía el canal 5); todas estas amigas de mi abuela incluyendo a Toñita Fuentes, se reunían en la casa a tomar café y a jugar bingo de a Lps. 0.01.

Me parece que mi abuela cuidaba estudiantes, alli conocí a Elmer Rubí de Comayagua hijo de doña Marta Ávila de Rubí a quien tambien conocí de cipote (Elmer me compraba paletas de la Delta y me decía que dentro de la paleta de madera había confites al quebrarla); también la Familia Toledo de Siguatepeque, conocí a la mamá; doña Felipa, a sus hijos “Mincho”, Eugenio, Angelita, Gustavo quienes vivían en la séptima avenida (donde hoy es la tienda de un chino) y tenían una bodega en la quinta calle.

Casi enfrente de la casa estaba un estacionamiento y aun permanece, alli dejaban los camiones los hermanos Toledo, tambien se posaban los juegos mecánicos; contiguo a ese lugar estaba la panadería de don Salvador, a quien con mis hermanos, le “visitábamos” y nos regalaba “ campiranas “ y “ guarachas” (pero no el remedo de las de ahora) y a la par de la panadería vivía una señora bajita que no recuerdo su nombre con su hijo “ monchito “ (la casa todavía es la misma). Tambien recuerdo a un primo que vivía en la primera avenida de comayaguela con su mamá quien elaboraba exquisitos ajuares de novia; a este primo yo lo llamaba Jòsen, casi no me llevaba con èl porque decía que yo era muy consentido por mi abuela y muy Llorón (¿y que?), èl llegaba a visitar a mi abuela y a su hermana ( de ella) Jòsen en su vida de estudiante universitario a pesar de su estatura fue un gran basquetbolista, visitó varios países en campeonatos, hoy es un afamado medico cardiólogo y actualmente vive en San Pedro Sula.

Tambien vivía con nosotros ese primo que menciono anteriormente, estudiaba en el Central, hijo de un tío (el mayor de mi abuela) que radicaba en una preciosidad de Hacienda en el municipio de Guaimaca, FM, (fallecido el 23 de marzo del 2008). Este mi primo a quien cariñosamente lo conocemos como “paco”, hoy es un gran medico anestesiólogo, además ha sido poeta (me gustaba oírlo declamar “ Los motivos del lobo “ de Ruben Dario) y un “fregon” de marca mayor; cuando me llevaba a Tegucigalpa o a la Casa de la Cultura y pasábamos por el puente mallol, me hacia miedo metiéndome la cabeza por los barandales del puente como queriéndome tirar, alli había un “mojón” medidor que encima tenia una botella de cerveza imperial (con luces de neón) y servia para medir las crecidas del rio.

Recuerdo que con la hija de don Adolfo Alemán (Margarita) y un chino amigo de paco, se disfrazaban y me metían en la segunda planta de una casa de madera (la casa del chino, donde hoy es una casa propiedad de mi suegra, hacia bella vista) y decían que eran “ los padres sin cabeza”. Por “paco”, el querendón de la hermana de mi abuela a quien èl llamaba “Yita”, conocí los callejones de Tegucigalpa, el antiguo edificio de madera que le decían “los corredores” donde hoy se erige el edificio Midence Soto; tambien conocí a la profesora de teatro infantil Merceditas Agurcia Membreño, porque mi primo era “gallo “en el teatro como actor; tambien por èl me fui agenciando la amistad de la familia Valladares Leitzelar de la 7ª. Avenida, recuerdo a “la nena” una las hijas menores, era baletista y tocaba el piano magistralmente.


continuara...................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

THE NEW YORK TIMES

El asesino que reveló una red de corrupción y narcotráfico en el seno de la política hondureña. TEGUCIGALPA — El número de asesinato...