viernes, 2 de octubre de 2009

DESGRACIADISIMOS



El dia de ayer me di feriado, porque me fui a San Pedro Sula a ejercer mi trabajo, con la pena de que al regreso y en la unidad de la Empresa Esperanzano en el que viajè y que saliò de la Terminal a la 1 p.m., y en el recorrido de un lugar llamado "Manacal" fuimos asaltados todos los pasajeros incluyendo al motorista y consecuentemente el cobrador a quien golpearon.

Los cuatro malhechores andaban armados con pistolas 3.57; como yo venia en el ultimo asiento junto a otro señor y un muchacho mas, se remitieron primero a nosotros; a mi me pusieron el arma en la cabeza y pensò este que yo andaba armado, pues comenzò a forcejearme la faja y de allì me pidio que le entregara mis pertenencias: un celular k1, 2500 lempiras en efectivo y mis documentos personales; entre los otros pasajeros que venian en los asientos de adelante les quitaron: celulares, dinero, joyas, dolares y otros, alzandose con una bicoca de casi 200,000.00 de los casi 15 pasajeros.

Los asaltantes calcularon la velocidad del bus y la proximidad de la siguiente posta policial, indujeron al motorista a que bajara de velocidad claro pistola en mano, como preventivo de no llegar cerca de la posta de La Barca; ellos se bajaron (4) y se montaron  a una Nissan Frontier color negra de lujo.

Al llegar nosotros antes de la posta policial, estaba una patrulla y los agentes en vez de tomar informaciòn de cada uno de nosotros, la arremetieron alzando la voz en forma altanera y malcriados; de nada les sirve el eslogan que cargan en las unidades policiales; son tan DESGRACIADISIMOS como los mismos maleantes; lo que hicieron fue hacer la apangada de llamar a nadie por telefono y se llevaron detenida a una mujer que le encontraon marihuana y que venia supuestamente con los ladrones.

A mi me dejaron solo con la ropa y con mis llaves y con la rapidez que trabajan los empleados del RNP, voy a tratar de tramitar la nueva Cedula de Identidad, recuperar mi reposiciòn del IHSS y bloquear mi celular y una tarjeta bancaria; el dinero no se recupera; pero cuando me pusieron la pistola en la cabeza, solo le dije a mi Dios que se hiciera cargo de mi vida, todo el tiempo estuve tranquilo y ni la màquina intentò pararse, Gracias Señor; porque vale mas la vida que las cosas materiales y  tengo en mi mente que " vale mas un cobarde vivo, que un valiente muerto". Mientras que el energumeno de Micheleti con sus leyes churuncuyas reprime al pueblo por medio de la policia la que en vez de darnos seguridad, al contrario les da poder; otros se encargan de jorobarnos la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...