domingo, 13 de diciembre de 2009

NAVIDAD EN TEGUCIGALPA


Caminando por Tegucigalpa
En la noche de la Navidad
Voy pensando en las cosas bonitas
De mi cuna tropical

En lo alto del verde Picacho
do los reyes guiando una estrella
Amistad de mi pueblo Catracho
Es sincera de verdad

Y adornadas de luces sus calles
Por doquier alegría se ve
Nacimientos pequeños y grandes
Acunando al niñito Jesús

En los barrios se escuchan canciones
Y campanas de la catedral
Y los niños en sus oraciones
Sus regalos pedirán.

Que hermosa melodia de Victor Donaire para la Tegucigalpa de siempre, mi Tegucigalpa querida; lastima que està tan derruida por el desinterès de los acaldes de turno. La Navidad en la Tegucigalpa de los recuerdos como la describia don Cruz Aldana Rivera, era preciosa bordeadas sus calles principales, incluyendo la calle  real o segunda avenida de Comayaguela con guirnaldas y luces multicolores y sus parques limpios y aseados para la ocasiòn. Una Tegucigalpa donde sus habitantes se reunian en las casas donde se construian "nacimientos" alusivos a la natividad de Jesùs; una Tegucigalpa donde sus tiendas eran abarrotadas por los compradores de los famosos "estrenos" y las jugueterìas como la tienda TOYS para llevar un momento de alegria a sus hijos.
 
El monumento a la Paz, la cima del cerro El Picacho adornados con grandes  lumbreras alusivos a la navidad, donde se observaban trineos, estrellas y al ya famoso de los niños San Nicolás; todos sus edificios públicos adornados con luces diciendole al mundo "Feliz Navidad y un venturoso Año Nuevo".
 
Las plazas se vestian de gala con la venta de cohetillos y petardos y cohetes de varilla, los que en ese entonces no se fabricaban bombas como las de ahora que son un peligro para niños y adultos; todo era algarabia, en la plaza central y en Los Dolores se estacionaban las ventas de mistela, dulces, torrejas, rosquillas en miel y otros productos de la ocasión y del tiempo navideño. Esta era la navidad en Tegucigalpa.
 
Hoy la navidad ha convertido a la ciudad en una gran cantina, rodeada ya no de luces y guirnaldas, sino de Star Mart´s en gasolineras, donde los seguidores del dios baco se deleitan con sus "birrias" al aire libre; rodeada de Bares nocturnos con nombres estramboticos y a altas horas de la madrugada, alli se observan menores de edad y todo tipo de bebidas nacionales y exóticas; aquí el "calambre" fue sustituido por el "orgasmo" y la "viuda negra"; rodeada de hoteles y hotelitos con servicios solo de "un rato" para aquellos pasados de copa, o que de copa en copa consiguen una boca femenina para esos "ratitos": Tegucigalpa en vez de luces de colores y cohetillos se adorna con lupanares ambulantes, donde las mujeres han sido sustituidas por "travestis" y con los cuales caen en sus redes hombres sin moral u hombre pasados de tragos, que ven en ellos, que a decir verdad tienen fisonomia de verdadera mujeres pero el desengaño es fatal. (de largo parecen y de cerca no son).
 
Esta es la navidad de mi pueblo donde las cosas buenas han sido botadas a la calle y donde prevalecen cosas malas aparentando ser buenas, a ver que rato sale un jocoso alcalde tratando de arreglar lo torcido, porque estos que tenemos no sirven ni para endulzar una capirotada.

2 comentarios:

  1. Gracias por recordar mi cancion Navidad en Tegucigalpa, mas conocida por Caminando por tegucigalpa. Comparto su criterio que Tegucigalpa merece mejor suerte, pero somos nosotros mismoa los llamados a mejorarla.
    Saludo cordial,
    Victor E. Donaire m.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario profesor Donaire, le saludo desde Siguatepeque ciudad de los pinares pero soy nacido en mi querida Tegucigalpa, le invito a seguir participando de mi blog www.audienciasinesperadas.blogspot.com o del musical en construccion www.chinguarrio-kafay.blogspot.com, sus comentarios y contribuciones a este blog seràn de mucha ayuda

    ResponderEliminar

Gracias por su opinion

THE NEW YORK TIMES

El asesino que reveló una red de corrupción y narcotráfico en el seno de la política hondureña. TEGUCIGALPA — El número de asesinato...