lunes, 12 de abril de 2010

YA VAMOS LLEGANDO A PENJAMO

Ya estamos proximos a un cumplir un año, pero no del blog porque este lo cumplimos en Marzo recien pasado, me refiero al primer aniversario de la caida del halcon rojo el 28 de junio, por parte de unos chafarotes ambiciosos de un poder que no tuvieron en sus manos y de un cabeza de chorlito aupado por los empresarios sirvenguenzas y ladrones; una Corte Suprema podrida de corrupciòn, un Ministerio Pùblico coludido con el desorden, el engaño, las triquiñuelas y zancadillas en contra de nuestro Mel Zelaya y no se queda atràs el oprobioso Congreso Nacional del momento (aunque hay 28 en el actual que formaron parte del golpe incluyendo al actual Presidente Pepe Lobo) e inimaginablemente a aquel viejo "bala de goma" y la plèyade de todologos de la television, incluidos los gargantas pagadas.

El proximo 28 de junio celebraremos no la caida de Mel; sino la liberaciòn mental de todo un pueblo que habia caido en el engaño de una porqueria de minusculos politicos y empresarios; esto es lo que celebraremos, el haber salido a la luz el conocimiento de nuestra carta magna; no como lo pretendìan las viejas cabezas calientes o "camisas blancas"; sino como lo ideò nuestro màximo lider, esta es la verdadera celebracion.

Asi que PUEBLO HONDUREÑO no caigamos en el juego de los perros de caza, ni recordar al cabeza de ajo que ahora se baña en licor en La Ceiba; sino recordemos la gesta historica no de los tres dias como pretendian; sino de todos los dias y meses de lucha concentrada en la Resistencia Nacional, pese a la sangre derramada por nuestros compatriotas con la que se regò nuestros campos para hacer germinar la hidalguia, la lucha y la entereza de todos, por nuestra libertdad. Y como decia aquel cantante ranchero mejicano: Ya vamos llegando a pènjamo.
SIEMPRE ADELANTE NI UN PASO ATRAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

THE NEW YORK TIMES

El asesino que reveló una red de corrupción y narcotráfico en el seno de la política hondureña. TEGUCIGALPA — El número de asesinato...