martes, 26 de octubre de 2010

LOS CONSTRUCTORES DE TEGUCIGALPA CAPITAL


El 30 de Octubre de cada año Honduras celebra un aniversario de Tegucigalpa como Capital de la Repùblica y no queremos dejar desapercibido este hecho que como muchos, a veces los capitalinos olvidamos o no sabemos; pues solo reconocemos el dia de Tegucigalpa como el dia San MIguel Arcangel el 29 de septiembre.

Tegucigalpa poseía como tesoros de la época colonial, los templos católicos, la mayoría de ellos diseñados y construidos siguiendo el estilo barroco español por arquitectos guatemaltecos que enseñaron a los maestros constructores hondureños las técnicas para emplear la piedra cortada y el ladrillo cocinado que sustituirían el tan utilizado adobe.

Sin atrevimientos de construir edificios muy altos, comenzaron a levantarse residencias e inmuebles del Estado que marcaron el inicio de una nueva era arquitectónica en la ciudad de las canteras surgiendo así la Escuela de Artes y Oficios en Comayagüela , el Hospital General en el Barrio Abajo (Palacio de los Ministerios) y otras construcciones que le dieron al viejo poblado una nueva fisonomía.

A principios del siglo XX toman un papel protagónico en la arquitectura de la capital don Alberto Ehler quien diseñó hermosos edificios como el que ocupó el desaparecido Chico Club  y el presidente Manuel Bonilla contrató en 1905 al gran maestro constructor catalán don Cristóbal Prats Fonellosa quien residía en Guatemala para construir el Teatro Nacional  obra iniciada en 1912 e inaugurada en 1915.
Años después, en la administración del Dr. Francisco Bertrand llegó a Honduras el arquitecto italiano Augusto Bressani a quien el gobierno le confió la construcción de la Casa Presidencial , hermoso edificio que fue sede del Ejecutivo desde 1920 hasta 1993. Bressani construyó además el Palacio Arzobispal  y diseñó y edificó el Palacio del Distrito Central  en 1938.

Otra de las joyas arquitectónicas de la ciudad lo fue el edificio de las oficinas centrales del Banco de Honduras  en el corazón de la capital (hoy DEI), y la remodelación y ampliación que se hizo al Hospital General para convertirlo en el Palacio Nacional o de los Ministerios.

Muchas edificaciones se perdieron como La Samaritana  frente a la plaza central, el mercado de Los Dolores, el Tribunal Superior de Cuentas y otros que constituían la imagen de la antigua capital de Honduras.
Los maestros constructores y los primeros arquitectos entre los que recordamos a don Rodolfo Pineda Ugarte, don José C. Valle, Francisco Prats Vives, Luis Ulloa y otros, comenzaron transformaciones en la ciudad que poco a poco se desperezaba de su condición de poblado minero.

Pero todavía quedan referentes de aquella vieja arquitectura que comenzó a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, como la Casa Ramón Rosa, el desaparecido Hotel Las Américas  el antiguo palacio municipal de Comayagüela hoy Escuela de Bellas Artes  y de la época colonial se conserva la antigua Casa de Rescates, después Tipografía Nacional y hoy Biblioteca Nacional que data de 1780 construido por el maestro albañil Miguel Quiñónez Borjas.

Hoy despues de observar estas joyas arquitectonicas, algunas ya desaparecidas para darle  paso a la  modernidad; creo que hubiere sido mejor vivir esas epocas y no las actuales, pues es una gran diferencia de las epocas vividas llenas de esplendor. Saludos Tegucigalpa, la Tegucigalpa de mis recuerdos como escribia el ya desaparecido Cruz Aldana Rivera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...