viernes, 1 de octubre de 2010

Y VUELVE LA BURRA AL TRIGO

Ya comienzan a sentirse de nuevo los aires, pero no los de noviembre y de la navidad. Ya la historia se esta repitiendo previo a los dias del 28 de junio del 2009 fecha en que le dieron en el tuste a Jose Manuel Zelaya Rosales; todos los medios de comunicaciòn golpistas, ya iniciaron sus arduas campañas en contra del proyecto de la Asamblea Nacional Constituyente, ahora de interès hasta de Evelio Reyes y que se conoce de la boca del propio presidente Porfirio Lobo Sosa. Ya comenzaron a desfilar los mismos todologos como el "puertero" Yllescas; "la partera" Marta Lorena, ya el negro arrepentido de Olanchito Juan Ramon Martinez dijo que era un delito; solo faltan los otros camisas blancas; ya el de los "chocoyos" se declarò "golpista a mucha honra" y el hèroe cobarde arrinconado en sus cuevas de la rivera del Ulua solo asoma la cabeza.

Hoy se escucha como lecciòn o como la "Ultima Hora" de A.S.I.: "Esto no es Honduras" por el pueblo valiente del Ecuador; ese pueblo si sabe de que madera està hecho y actuaron al instante; con la diferencia d que a Correa no lo tuvieron amarrado y no fue expatriado, como lo hicieron los cobardes chafarotes de Honduras

A ver que pito tocamos cuando los mismos quieran cantarle las golondrinas al actual presidente hondureño y sacar las pijamas de la Iberia (ademàs este tambien es parte de ese contubernio golpista); pero no es correcto que paguemos justos por pecadores.

Ya comenzaron a revolotear los zopilotes con la noticia de las 1,400,000 de firmas apoyando la Constituyente y con la "ayudadita" de Pepe; ya veran como salen ese cachimbo de cutes de su madriguera, todas las viejas caras templadas y maquilladas que se han hecho las chanchitas (seguramente les han tirado maiz) y como dicen en los corrillos mexicanos "Y vuelve la burra al trigo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

THE NEW YORK TIMES

El asesino que reveló una red de corrupción y narcotráfico en el seno de la política hondureña. TEGUCIGALPA — El número de asesinato...