jueves, 19 de mayo de 2011

TODAVIA TENGO FE EN LA CRUZ ROJA


Se preguntaràn ustedes, ¿sera que el chinguarrio, tiene algo en contra de la Cruz Roja?, al contrario le doy gracias a mi Dios, que en los peores momentos de mi juventud, donde yo hubiere sido un delincuente en potencia; la Cruz Roja Hondureña me tendiò la mano para culminar mi formaciòn profesional y paramedica; lo que pasa es como en los partidos politicos, fuera del toril uno ve las cosas de diferentes maneras; ve otro tipo de circunstancias, algunas injusticias y esto es lo que me hace ser critico de mi amada Instituciòn. Si ellos leen estas publicaciones, perfectamente sabran quien es el chinguarrio, porque este apodo surgio de alli hace 38 años.

La siguiente es una publicaciòn del Blog pùblico PARAMEDICOS cuyo propietario del dominio es un buen amigo mio, miembro activo de la CRH; yo creo a igual que èl, que aùn se puede tener confianza, a pesar de los desaciertos de la cupula actual y de siempre hasta que la muerte los separe.
En esta ocasión quiero expresarme en relación a nuestros sentimientos acerca de nuestra querida institución en la cual muchos todavía tenemos la convicción de que funciona.

En la mayoría de las filiales (bases) sabemos que el inmenso esfuerzo de nuestros muchachos voluntarios es de rendirle los honores que se merecen porque en vez de estar disfrutando de sus días libres, preferimos estar en nuestras estaciones de emergencia al pendiente de los sucesos de nuestras comunidades.

Ese inmenso y heroico esfuerzo del día tras día pasa desapercibido por casi todas las personas que no conocen nuestro mundo, pero aún así estamos siempre al pie de la bandera, en espera de esa llamada de auxilio a la cual acudiremos de inmediato.

Cuando ingrese a la Benemérita Cruz Roja Hondureña, fue uno de los sueños que logre, me emocionaba al ver las unidades, su personal con sus uniformes y a sus paramédicos con sus camisas azules y chalecos negros, siempre he tenido en mente y he guardado la fe en que el sistema de la Cruz Roja SI FUNCIONA.

Nuestra comunidad todavía cree en la institución, pero muchos de nuestros “MIEMBROS” se encargan de dañar la imagen y el prestigio que NOSOTROS LOS VOLUNTARIOS hemos construido por muchos años y nos ha costado mantener.

¿Saben por que?

Porque somos nosotros los VOLUNTARIOS los que damos la cara por la institución, los que salimos en el periódico mojándonos hasta el “zenguerete” día y noche, los que nos desvelamos en nuestras bases.

¿Saben cual es la última?

Que nuestros muchachos se tienen que sufragar los gastos de una capacitación fuera de su ciudad, de uniformes, equipo y muchas veces de su alimentación, porque no hay fondos en las administraciones de cada filial para que ese VOLUNTARIO acuda a profesionalizarse, dejando su trabajo, estudio o familia. Sin embargo al retorno de dicha capacitación se les requiere que estén allí “mamados” en la base retribuyendo lo que la Cruz Roja le dio, pero en ningún momento le piden al VOLUNTARIO que presente sus facturas para re embolsarle los gastos que efectúo en su movilización para servir aun mas a su comunidad.

 

Pero como todo tiene su contraparte, como nuestros muchachos no tienen incentivos en sus Bases, se retiran, entonces es allí en donde los esfuerzos de nuestra querida institución en capacitar a su personal, queda en el aire, porque se invirtió tiempo, esfuerzo, logística y muchas otras cosas en capacitar a sus miembros.

Es allí en donde hacemos un respetuoso llamado a las administraciones, a los Consejos Directivos  y porque no a las Direcciones de Voluntariado que en este BARCO todos somos sus tripulantes y que debemos desarrollar un trabajo mancomunado para que esto REALMENTE FUNCIONE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...