viernes, 25 de mayo de 2012

EL DESFILE DE LAS CHORCHAS

Que lindos los pajarito que Dios crea, son preciosos y sus cantos son bellisimos, a veces les dan jabon porque cantan demasiado y otras veces los insultan sin medir que son animales.
 
Este dia (viernes 25 de mayo del 2012) un grupo de personajes de un paìs llamado Honduras, se dieron cita en una marcha no se como se titulaba; la cosa que para brincar contra los periodistas asesinados, utilizaron cruces con epìtetos clasicos de una protesta callejera; y son ni mas ni menos que los seguidores del gorileti dictador del 2009, a quienes les dicen "los blanquillos o blanquitos" miembros de una mara llamada UCD (Union Civica Democratica).
 
Pues las señoras y señores de esta mara decidieron que en vez de vestirse de blanco, se disfrazarian de chorchas con colores amarillos y negros y asi lo hicieron los atrevidos, insultando a los pobres animalitos que no tienen culpa que Dios les haya puesto esos colores.
 
Los susodichos alardeaban dias antes a la rellerta que sobrepasarian el numero de marchantes, mas que lo que convoca el FNRP; su ego no los deja descansar en paz; hacen honor a su patriarca dictador para recordar las malandanzas que practicaron antes, durante y despues del golpe de estado del año 2009.
 
Pero bueno hay que dejarlos que pataleen y que se escurran de calor, tienen derecho; a lo que no tienen derecho es a  insultar la dignidad de las personas que nada tienen que ver con su tonta ideologia; dejemos que las chorchas vivan en sus nidos tranquilitos, pero estos disfrazados de chorchas que se vayan a la chingada.

“Elegir entre la dignidad y la obediencia”: Eduardo Galeano habla sobre el mundo actual

Eduardo Galeano, siempre lúcido y crítico, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia donde habla de temas cruciales del escenario político actual: la libertad, la lógica del trabajo y la producción, el dilema entre la dignidad y la obediencia.
Eduardo Galeano es uno de los intelectuales latinoamericanos más reconocidos de varias generaciones, sobre todo por su singular mezcla de lucidez, combatividad y crítica, aderezada con un estilo que lo hermana con algunos de los movimientos literarios más celebrados del continente.
Recientemente Galeano, ya de 71 años de edad, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia, realizada por la periodista Ima Sanchís. Ahí el autor de Las venas abiertas de América Latina, entre otros títulos no menos leídos, habló de la situación actual de este mundo basado en la lógica utilitaria del trabajo y al producción, en el desgaste que esta acarrea para otros aspectos fundamentales del ser humano como las relaciones sociales o la posibilidad de libertad.
“Somos una civilización de soledades que se encuentran y desencuentran continuamente sin reconocerse. Ese es nuestro drama, un mundo organizado para el desvínculo, donde el otro es siempre una amenaza y nunca una promesa”, dice Galeano, para quien el prójimo se ha convertido, acaso sin nosotros quererlo, en una especie de enemigo al cual, sin embargo, es necesario y urgente acercarse.
El escritor uruguayo ahondó sobre ese comportamiento acrítico que parece dominar a la mayoría de la población en el mundo, por el cual situaciones como la guerra, el miedo o la violencia nos parecen totalmente normales, siendo que, en sentido estricto, no deberían suceder.
Sanchís pregunta frontalmente: “¿Somos un gran rebaño de borregos?”, a lo cual Galeano responde, no sin cierto animo esperanzador: “Por todos lados aparecen símbolos asombrosos de resistencia y de vida. Lo mejor que tiene la vida es la capacidad de sorpresa”.
¿Cómo averiguar si uno está vivo o es un muerto viviente?
Habrá que preguntarse hasta qué punto soy capaz de amar y de elegir entre la dignidad y la indignidad, de decir no, de desobedecer. Capaz de caminar con tus propias piernas, pensar con tu propia cabeza y sentir con el propio corazón en lugar de resignarte a pensar lo que te dicen.
[…]
¿Qué faceta humana nos destruye?
El conformismo, la aceptación de la realidad como un destino y no como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos, a imaginar en lugar de vivir el futuro como una penitencia inevitable.
En cuanto a la libertad, un asunto siempre difícil de definir en su dimensión práctica, Galeano dice:
Los desafíos que uno enfrenta cada día son los que te abren una rendija para elegir entre la dignidad y la obediencia. Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad en un mundo donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido entre los indignos y los indignados.
[La Vanguardia]

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...