viernes, 10 de mayo de 2013

DE SOLFERINO A LA CRUZ ROJA

 Se me habia pasado por alto que el 8 de mayo de cada año se conmemora en todo el mundo el dia de la Cruz Roja, he aqui partes de esta historia:
 
"Napoleón III apoyaba a Victor Emanuel II de Cerdeña en la unificación de Italia, básicamente era la modernización de un estado que todavía no existía, dividido en pequeños sub-estados y con el estado Papal en el medio. Obviamente el francés lo hacía por sus propios intereses y enfrentarse a los austríacos era uno de ellos, pero vieron como es, si ambos tienen el mismo enemigo, qué mejor que unirse!

La independencia italiana se llevó a cabo no en una sola guerra si no en varias, esto era parte de la segunda gran guerra que buscaba anexar la Lombardía al resto del reino, es más, parte de esta segunda guerra implicaba anexar muchos ducados como Módena, Toscana, pero también entregarle a Francia Niza.

Pero volviendo al enfrentamiento, los aliados conformaban un formidable ejército de unos 138.000 hombres, pero los austríacos también, con 129.000 hombres las diferencias eran mínimas y se vería su efectividad en el campo de batalla.

Este fue, tal vez, el mayor problema, que no era un campo, fue una de esas batallas que luego en años posteriores iban a ser más comunes, en medio de un pueblo y sus ruinas.

No fue en un sólo pueblo, en Solferino, Cavriana, Guidizzolo, Pozzolengo y Medole se asentaron los aliados, durante nueve horas del 12 de Julio de 1859 se enfrentaron casa a casa con los austríacos, tan cruenta fue la batalla que murieron 3.000 austríacos, hirieron a 10.807 y desparecieron o fueron capturados unos 8.638. Del lado aliado nunos 2.492 murieron, 12.512 resultaron heridos y 2.922 desaparecieron o cayeron en manos enemigas.

Las cifras no describen lo que realmente pasó, porque el mayor problema fue el trato que se le daba a los vencidos, cuando un ejército avanzaba sobre el otro, las bayonetas caían sobre los caídos, las mutilaciones y abusos se daban en ambos sentidos.

La enorme cantidad de heridos atestigua un poco lo que estaba pasando, ninguno de los bandos consideraba a un soldado herido alguien a quien tratar bien, se lo fusilaba ahí mísmo o se lo acuchillaba con las bayonetas.

Desde el punto de vista táctico fue una victoria francopiemontesa, pero costosa, los austríacos se retiraron hasta sus fortalezas del Quadrilateral y la campaña terminó.

Henry Dunant



A poco de terminada la batalla un hombre de negocios suizo se encontró con el resultado de la batalla, Jean Henri Dunant, atestiguó la masacre no cuando se estaba haciendo si no el resultado de esta, la sangre y tripas, los soldados mutilados, el sufrimiento posterior.

38.000 bajas en esos cinco pueblitos no son precisamente pocas personas, la impresión fue tal que Durant no se quedó pasivo, se dedicó a organizar a la población civil para tratar de ayudar a los heridos, no había materiales así que coordinó y compró de su propio bolsillo parte de lo que faltaba, atendió a todos por igual sin importar de qué bando eran bajo el slogan "Tutti fratelli" (todos hermanos), logró que liberen a los doctores austríacos capturados por los franceses para poder ayudar en la curación de los heridos.

Luego de retornar a Ginebra, en Suiza, escribió un libro con su experiencia Un Souvenir de Solferino publicado en 1862 e imprimiendo de su propio bolsillo 1600 copias que distribuyó entre personalidades, políticos y diplomáticos, allí detallaba la batalla, el resultado, el sufrimiento y la idea de un ente neutral que proveyese cuidado a los soldados caídos.

Luego emprendió un viaje por europa promoviendo la idea, junto a Gustave Moynier, Henri Dufour, y los doctores Louis Appia y Théodore Maunoir armaron un comité del 17 de febrero de 1863 para armarlo bien, se considera actualmente la fecha de fundación de la Cruz Roja.

La convención de Ginebra



Fueron apenas 14 países, algunos ya ni existen, en esa primera convención y por las propuestas de Durant, se reunieron el 22 de agosto de 1864 en Ginebra, Suiza. Estaban allí los representantes del Gran Ducado de Baden, el Reino de Bélgica, el de Dinamarca, el Imperio Francés, el Gran Ducado de Hesse, el Reino de Italia, el de los Países Bajos, el de Portugal, Prusia, España, la confederación Suiza y el Reino de Württemberg. Se sumaron luego Noruega y Suecia al tratado.

Vale aclarar que el primer tratado no fue el que actualmente se usa, es que contemplaba sólo a las tropas, los civiles pasaban curiosamente de largo, a nadie se le había ocurrido que las guerras se iban a trasladar tan directamente a la población civil, algo que antiguamente no era tan común (se hacía, se saqueaba también, pero no tanto para el siglo XIX).

Lo acordado era simple:
  • Inmunidad de captura y destrucción para los establecimientos para el tratamiento de heridos, es decir, no se toca el hospital
  • Se aceptaba a todos por igual para tratamiento
  • La protección de los civiles que ayuden a proveer la ayuda a los soldados heridos
  • El reconocimiento de la Cruz Roja como símbolo de identificación de personas y equipo.
Como verán, no eran ni muchos puntos ni difíciles de distinguir y menos de cumplir, incompletos seguro que sí, pero al menos era un comienzo.

La convención se reunió varias veces más, aumentando sus miembros y atribuciones además de ajustando las reglas, 1906, 1929 y luego de la Segunda Guerra en 1949 ya ratificada por 194 países, luego se sumaron varios protocolos, la ONU, leyes y tribunales internacionales y un largo etcétera que en la época de Solferino ni siquiera pasaban por la mente de Dunant"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...