martes, 28 de mayo de 2013

¿TIENE PROBLEMAS CON EL ALCOHOL?

Si tenemos problemas con la forma de consumir alcohol, ayudennos a asimilar lo siguiente:

fuente:

Parte uno: Los primeros pasos para dejar de beber=

  1. 1
    Habla con un médico. Si decides no hacerlo, ten en cuenta que el síndrome de abstinencia del alcohol es muy peligroso. Si empiezas a notar síntomas del síndrome de abstinencia (como ataques de pánico, ansiedad, temblores o taquicardia) debes buscar ayuda médica inmediatamente. Esta condición podría llevar a delirium tremens, lo cual podría ser mortal si no se trata.
    • No debes sentir que tienes que dejar de beber solo. Llevas una carga muy pesada sobre ti, pero mucha gente (incluyendo a las personas con títulos médicos) quiere ayudarte. A menudo es más fácil dejar de fumar con la ayuda de intervención médica que hacerlo de primas a primeras.
    • Los médicos que tratan la abstinencia del alcohol muchas veces recetan benzodiazepinas para ayudar con los síntomas.[1] Las benzodiazepinas, que incluyen alprazolam (Xanax), clonazepam (Klonopin), diazepam (Valium) y el lorazepam (Ativan), son psicofármacos utilizados para calmar la ansiedad y calmar el pánico. [2] Son relativamente seguros y rara vez son mortales al ocurrir una sobredosis. [2]
  2. 2
    ¡Cambia de actitud! Recuerda que nadie te está obligando a deshacerte de un buen amigo que te trata bien. En lugar de eso te estás librando de un gran enemigo. Ajusta tu actitud para que dejarlo sea más fácil. La mejor parte de ti quiere que estés bien.
  3. 3
    Intenta escoger una fecha significativa para dejarlo. Sé ambicioso pero razonable. Si bebías una gran cantidad de alcohol, debes ir reduciendo la cantidad poco a poco para evitar los síntomas de la abstinencia. (En este caso, es mejor que tu médico te haga un plan específico para ir dejando de beber.
  4. 4
    Deshazte de todas las botellas, latas, etc. Y no pienses que si vienen invitados necesitarás ofrecerles cerveza, vino o algún licor. No tiene nada de malo ofrecerle té, limonada o refrescos a las visitas.
  5. 5
    No evites tus sentimientos. Llora cuando lo necesites, y ríe cuando tengas que hacerlo. Come cuando tengas hambre y ve a dormir si te sientes cansado. Será un poco extraño al principio, pero te hará mucho bien. Quizá llevas mucho tiempo huyendo de tus sentimientos, pero aprenderás a disfrutarlos poco a poco.
  6. 6
    No andes con gente ni te pongas en situaciones donde sea muy probable que beban. Hay un dicho “Dime con quién andas… y te diré quién eres”. Examina tus amistades. Quizá debas dejar algunas de tus amistades con las que bebías antes. Seguramente te darás cuenta de que esas amistades solo eran ocasionales, y que lo único que hacían era incitarte a beber alcohol, así que no eran verdaderos amigos.
  7. 7
    No hagas algo si no estás preparado para hacerlo aún. Por ejemplo, si cuando ibas a la playa es cuando más bebías, no vayas este año. Si bebías en casa de ciertos amigos, pospón la reunión. Protege tu resolución de mantenerte sobrio; es lo más importante ahora. ¡Cuídate! No te preocupes demasiado por los demás ahora.

Parte dos: Estrategias para ponerte sobrio

  1. 1
    En la etapa inicial, reducir la cantidad de consumo de alcohol. Roma no se construyó en un día. Lo más probable es que no vayas a deshacerte del hábito en una semana, tampoco. Eso es perfectamente normal. Las pequeñas victorias producen victorias más grandes. Al principio, sólo tienes que tratar de reducir la cantidad de alcohol que consumes. Dejar de beber de golpe es la receta para el desastre físico y emocional.
    • Imagina que debido al exceso de alcohol, estás vomitando y con dolores de cabeza paralizantes. Si te sentiste así antes cuando tomabas, trata de llamar esos recuerdos. El dolor sientes es bueno: es la voluntad de cambiar tus hábitos, y ese es el primer paso.
    • Incluso si sólo reduces tu consumo diario a una bebida, ya es un éxito. Ningún paso es demasiado pequeño en este punto. Un error aquí, sería acomodarse a quedarte estancado en una sola bebida. Continúa trabajando en reducir el alcohol que consumes. Cada semana, reduce el número total de bebidas a por lo menos uno. Si quieres ser más ambicioso, intenta reducir a la mitad el número de bebidas te permites cada semana.
  2. 2
    Come antes de beber. Esto reducirá tu necesidad de beber. También hará que te sea más difícil emborracharte. Si lo haces, no te engañes a ti mismo dejando que tu cuerpo se emborrache tanto como lo harías si no hubieras comido. Aunque es muy inteligente, eso es a lo que llamamos ¡hacer trampa!
  3. 3
    Bebe mucha agua. El agua ayudará a mantenerte bien hidratado, te hará sentir mejor y, además, ayudará a eliminar toxinas de tu cuerpo. Se recomienda que los hombres beban unos 3 litros (12 vasos) de agua al día, y las mujeres unos 2.2 litros (9 vasos). [3]
  4. 4
    Revisa las recetas de cocina que incluyan vino o licor y trata de no tenerlo en la cocina. Quizá puedas usar algún vino espumoso sin alcohol.
  5. 5
    No trates de explicarle a nadie la manera en que estás dejando de beber. La mayoría no beben como los alcohólicos. No son como nosotros, así que no pueden entender el hecho de que realmente tenemos un problema con el alcohol. Desde luego, hay otros que tienen el problema también, así que ambos tipos de personas te dirán “¡Tú no tienes un problema con el alcohol!”. Cuando estés dejando de beber, di simplemente que tomarás un refresco ligero porque quieres cuidar tu peso. Si saben la razón por la que lo haces realmente pensarán “¡Bien hecho!”.
  6. 6
    Si tomas alcohol siempre a las mismas horas, como al salir del trabajo o al llegar a casa, cambia tu rutina e intenta hacer cosas diferentes, como visitar a algún familiar o a un amigo.
  7. 7
    No te rindas. Mucha gente pone excusas, como “He bebido tanto tiempo que seguramente ya no voy a cambiar”, o “He intentado tantas veces dejarlo… simplemente no puedo”. Algunos se sienten derrotados cuando averiguan que padecen cirrosis, una enfermedad del hígado, pero dejar de beber alargará tu vida sean cuales sean las circunstancias. Cuánto se extenderá tu vida depende completamente de ti. No trates de justificar el no dejar de beber. Dejar de beber se justifica solo.
    • Debes recordar que, si intentaste dejarlo varias veces ya, tienes la habilidad para intentarlo de nuevo. NUNCA es demasiado tarde para dejar de beber.
  8. 8
    No dejes que el sentimiento de culpa te consuma; Algunos se sienten como unos tontos, o culpables por no haber hecho algo antes. No culpes a nadie, ni siquiera a ti mismo. El alcohol es tu enemigo. Te ha estado susurrando al oído lo que tenías que pensar y hacer, y qué debería ser más importantes para ti. Pero no hay nadie más importante como tú mismo. No le serías útil a nadie si te mueres. Por eso DEBES librarte de tu esclavitud al alcohol, tal como un país se rebela contra un tirano. Será difícil, y tendrás que aprender del pasado, pero recuerda que fuiste engañado y esclavizado por el alcohol. Ahora es cuando vas a empezar a vivir de verdad. Aquellos que te rodean se darán cuenta y también lo agradecerán.

Parte Tres: Estrategias para mantenerte sobrio

  1. 1
    Compra una billetera de sobriedad y cada vez que pienses en comprar una botella de alcohol, pon el dinero en ella. Te sorprenderás de cuánto dinero gastabas en alcohol. Si necesitas relajarte toma un masaje, visita un spa, toma unas clases de yoga… (¡Podrás pagarlo con el dinero que ahorras!)
  2. 2
    Compra una joya pequeña que no sea cara, como un anillo, o una pulsera; hazte unas marcas de henna o hazte una manicura especial; cualquier cosa que, al mirarla, te recuerde que tus manos ya no compran ni tocan el alcohol.
  3. 3
    Toma suplementos de vitamina B durante la primera semana de dejar de beber. El alcohol impide que el cuerpo absorba esta vitamina (especialmente la Tiamina). El déficit de vitamina B podría causar el síndrome confusional agudo (o Encefalopatía de Wernicke)
  4. 4
    Haz una lista de maneras de hacer todo lo que hacías bebiendo, pero sin beber. Incluye, por ejemplo, una cena romántica, maneras en que puedes celebrar tus alegrías, qué vas a hacer para relajarte y desconectarte, o maneras en las que vas a disfrutar de compañía sana.
  5. 5
    Si sientes la tentación de beber, intenta visualizarte a ti mismo perdiendo el control. ¿De verdad quieres ser esa persona otra vez?
  6. 6
    Piensa en lo bien que se siente cuando te vas a a dormir sin caer en coma etílico, sin despertarte a las 3 de la mañana con la boca seca y doliéndote la cabeza.
  7. 7
    Piensa en las razones por las que dejaste el alcohol en primer lugar. Podría ser algo como:
    • "No quiero faltar al trabajo por tener resaca nunca más."
    • "No quiero avergonzar a mis hijos delante de sus amigos otra vez."
    • "No quiero volver a tratar mal a mi esposa por haber tomado una copa de más."
    • "No quiero volver a recibir una multa por conducir bajo los efectos de ebriedad de nuevo."
    • "No quiero llamar por teléfono a mis amigos estando borracho y hacer el ridículo de nuevo."
    • "No quiero perder mi matrimonio por pasarme con el alcohol."
  8. 8
    No evites todas las situaciones en las que antes solías beber. En lugar de eso enfréntalas con una actitud positiva y recuerda que puedes pasarla bien sin necesidad de beber. Pero si sabes que la tentación será demasiada, no te pongas en esa situación.
  9. 9
    Memoriza algunos pensamientos inspiradores. Memoriza una oración, un poema o algo similar (por ejemplo un poema de Hamlet “Ser o no ser”) que puedas recitar cuando estés poniéndote nervioso. Tratar de recordarlo te ayudará a calmarte y pensar en otra cosa.
  10. 10
    Recompénsate a ti mismo por cada día, o incluso cada hora, que te hayas mantenido sobrio.
  11. 11
    Aprende a meditar. La meditación, especialmente por la mañana y antes de dormir, te ayudará a fortalecer tu decisión de no beber alcohol. Reflexiona en lo que has estado meditando cuando sientas la necesidad de beber. Esto te hará pensar en otras cosas.
  12. 12
    Prueba a hacer Yoga. Te ayudará a aliviar el estrés y relajar tu mente.

Parte cuatro: Busca apoyo

  1. 1
    Pídele ayuda a tu familia. Cuéntale a tu esposa/o, o a tus padres, lo que estás pasando y lo que quieres conseguir.
  2. 2
    Prueba a unirte a un grupo de Alcohólicos Anónimos. Pero no te sientas culpable si no sientes que es para ti después de algunas sesiones. La mayoría de la gente que deja de beber, lo hace sin necesidad de Alcohólicos Anónimos. Aquellos que logran dejar de beber alcohol, y dejar atrás esa etapa de su vida, lo han hecho tomando la firme resolución personal de dejar de beber de una vez por todas, y no volver atrás.
  3. 3
    Después de 90 días de estar completamente sobrio, tu modo de ver las cosas habrá cambiado por completo, y tu cuerpo estará en plena recuperación. Serás una persona completamente diferente y ¡seguramente habrás perdido peso!
  4. 4
    No tengas miedo de hablar de tus experiencias. Cada vez que te sientas débil, tentado, o pesimista, acude a alguien a quien conozcas y en quien sepas que puedes confiar. (Es muy difícil tragar y hablar al mismo tiempo.) Apóyate en esta persona. Tal vez sea un patrocinador, tal vez sea un amigo, tal vez sea tu mamá. Sea quien sea, aprende a sacar tus sentimientos y superarlos en lugar de ahogarlos y nunca realmente lidiar con ellos.
    • Una vez que estés listo, comparte tus experiencias con otras personas que lo necesiten. Tal vez podrías ponerte de acuerdo en hablar con los chicos de la preparatoria acerca de tu adicción y sus consecuencias. Tal vez podrías escribir un mensaje sincero y publicarlo en línea. Hagas lo que hagas, intenta prestar toda la ayuda posible como respuesta a la ayuda que te dieron. Incluso si consigues ayudar a tan sólo una persona, habrás hecho más que suficiente.
  5. 5
    Admite que tienes un problema y reconoce que, en este momento, no hay nada más importante que quitártelo de encima. Tu vida depende esto. Te lo mereces.

Consejos

  • Por qué el alcohol domina tu vida es una pregunta que solo podrás responder cuando IMPIDAS que tome el control de tu vida.
  • INVESTIGA. Te sorprenderá ver de qué formas el consumo de alcohol daña el cuerpo . Aunque los síntomas tarden años en aparecer, en muchos casos el daño será irreversible. Así que lo mejor que se puede hacer es por lo menos evitar que el daño se haga peor. Cambia de dieta, cuida tu peso, busca ayuda médica y, sobre todo, DEJA DE BEBER COMPLETAMENTE. Te sentirás más fuerte, más saludable, más listo, más feliz y, sobre todo, disfrutarás MUCHÍSIMO más tu vida. Hay varias enfermedades del hígado relacionadas con el consumo de alcohol. Tomate el tiempo para leer sobre ellas. Estudiarlas puede reforzar tu resolución de mantenerte REALMENTE sobrio. Cuanto más tiempo hayas bebido, seguramente más te asustarán, y el miedo puede ser una gran ayuda para recordarte lo tonto que ha sido beber en absoluto.
  • Ten siempre a mano algunos chocolates. Te ayudarán a aumentar tus endorfinas, que hacen que te sientas bien, y tendrás menos ganas de beber.
  • No trates de engancharte a algo (por ejemplo el tabaco) para desengancharte del alcohol.

Advertencias

  • Un alcohólico crónico que deja de beber alcohol súbitamente tiene mayor riesgo de sufrir problemas de salud. Detener la ingesta de Supresores del Sistema Nervioso Central (SNC) de manera repentina puede causar “delirium tremens”. En solo unos días de sufrir síntomas de abstinencia como ansiedad y temblores, podrían empeorar y volverse en una crisis tónico-clónica y hasta ataques epilépticos. Esto pudiera ser potencialmente mortal. Si eres un alcohólico crónico, antes de dejar de beber, consulta a tu doctor. Podría recomendar que tomes algún medicamento (como la Benzodiazepina) y hacer un programa para ayudarte a sobrellevar los peores síntomas de la abstinencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su opinion

LA ENCRUCIJADA DEL CIVIL QUE QUISO SER MILITAR

Por Óscar Esquivel Egresado con el rango de Sub Teniente de Reserva en el Liceo Militar del Norte; una escuela militar privada creada en...